• Cómo entender a Cernuda

    En 4º de ESO, donde seguimos estudiando con rigor y entusiasmo la Generación del 27, hemos recalado estos días en Luis Cernuda y uno de sus poemas más célebres del libro Los placeres prohibidos. No se pierdan las reflexiones al respecto de nuestra compañera Lucía Romero Belver, de 4º C.

    EL POEMA:

    Si el hombre pudiera decir lo que ama,
    si el hombre pudiera levantar su amor por el cielo
    como una nube en la luz;
    si como muros que se derrumban,
    para saludar la verdad erguida en medio,
    pudiera derrumbar su cuerpo,
    dejando sólo la verdad de su amor,
    la verdad de sí mismo,
    que no se llama gloria, fortuna o ambición,
    sino amor o deseo,
    yo sería aquel que imaginaba;
    aquel que con su lengua, sus ojos y sus manos
    proclama ante los hombres la verdad ignorada,
    la verdad de su amor verdadero.

    Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien
    cuyo nombre no puedo oír sin escalofrío;
    alguien por quien me olvido de esta existencia mezquina
    por quien el día y la noche son para mí lo que quiera,
    y mi cuerpo y espíritu flotan en su cuerpo y espíritu
    como leños perdidos que el mar anega o levanta
    libremente, con la libertad del amor,
    la única libertad que me exalta,
    la única libertad por que muero.

    Tú justificas mi existencia:
    si no te conozco, no he vivido;
    si muero sin conocerte, no muero, porque no he vivido.

    – ¿Cuántas partes dirías que tiene este poema? Justifica tu respuesta, es decir, explica las partes todo lo bien que puedas.

    Este poema de Luís Cernuda se puede dividir en tres diferentes partes, que concuerdan con el número de estrofas:

    • Primera parte: del verso 1 hasta el verso 14. En esta primera parte el poeta hace alusión contantemente al amor, y este mismo es el tema de esta primera parte. Los dos primeros versos comienzan con una frase subordinada condicional, que expresa el deseo de algo. ¿Cuál es ese deseo?, el deseo de poder expresar libremente y de manifestar sin ningún miedo su amor hacia cualquier persona, además de entregarse a ella y amarla por como es, no por sus fortunas y ambición.

    Cernuda recalca que el cuerpo es lo de menos, algo que deberíamos derrumbar, para amar solo con el alma y el corazón.

    Esta primera estrofa nos lleva a la conclusión de que el poeta reivindica la falta de libertad de expresar el amor verdadero.

    • Segunda parte: desde el verso 15 hasta el verso 23. Diferenciamos esta parte porque empieza a hablar de la libertad, el principal tema de esta parte. En el primer verso de esta parte, podemos ver una paradoja: “Libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien”. Muy interesante la paradoja, ya que manifiesta ser libre, pero también estar preso. Es decir, el estar preso de amor por alguien, es lo que más libre lo hace sentir. Esa persona que hace de prisión, metafóricamente, es de la que depende la libertad, plenitud y felicidad del poeta. Refiriéndose a su libertad también, el poeta hace una metáfora y comparación a la vez. Nos hace imaginar los leños de madera flotando libremente en el mar y los compara con su cuerpo y espíritu y el de su amado/a, dándonos así un romántico mensaje de libertad, una libertad que solo conoce amando.
    • Tercera parte: del verso 24 hasta el verso 26. Esta parte es la definitiva, la que concluye este fantástico poema, y que siendo la más breve es seguramente la más importante. Es la más importante porque nos hace ver que es el poema, de que actúa y, además es la que le da sentido al poema y vemos al final que actúa como una declaración de amor.
  • Sobre el nuevo romanticismo de Pedro Salinas

    En 4º de ESO estamos estudiando la Generación del 27. Sobre este poema de La voz a ti debida, de Pedro Salinas, publicamos aquí las acertadas reflexiones de la alumna Lucía Romero Belver, de 4º C.

    No quiero que te vayas
    dolor, última forma
    de amar. Me estoy sintiendo 
    vivir cuando me dueles
    no en ti, ni aquí, más lejos:
    en la tierra, en el año
    de donde vienes tú,
    en el amor con ella
    y todo lo que fue.
    En esa realidad
    hundida que se niega
    a sí misma y se empeña
    en que nunca ha existido,
    que sólo fue un pretexto
    mío para vivir.
    Si tú no me quedaras,
    dolor, irrefutable,
    yo me lo creería;
    pero me quedas tú.
    Tu verdad me asegura
    que nada fue mentira.
    Y mientras yo te sienta,
    tú me serás, dolor,
    la prueba de otra vida
    en que no me dolías.
    La gran prueba, a lo lejos,
    de que existió, que existe,
    de que me quiso, sí,
    de que aún la estoy queriendo.

     

    ¿Crees que el poema es del principio del libro o más bien del final? ¿Por qué?

    Pienso que este poema pertenece a la parte final de este

    libro llamado La voz a ti debida; ya que el poeta habla

    sobre el fin de una relación amorosa y del dolor causado

    por esta misma razón. Lo que lo diferencia de otros

    poemas, o en este caso, de las otras partes de este libro

    es la actitud que toma el poeta. Es decir, el poeta no toma

    una postura de revancha, ni tampoco se absorbe en una

    tristeza absoluta, tampoco cae en ese círculo vicioso de

    infelicidad y negatividad, es más bien lo contrario. El poeta

    toma una actitud mucho más civilizada, e incluso positiva,

    ya que descubre una nueva forma de amar, y aun siendo

    dolorosa le pide que no se vaya. Esta es la gran propuesta

    de Salina con este tipo de poemas, una forma más

    moderna de ver el amor.

  • Argumentamos en torno a la Patria

    ¿Es necesariamente la patria el país donde nacemos?, preguntábamos para dar pie a un texto argumentativo tras leer «Peregrino», uno de los poemas más emblemáticos del poeta Luis Cernuda.

    Y esto es lo que argumenta Rafael Calatrava Vázquez, de 2º de Bachillerato B.

     

    Obra de Eva Vázquez.

    Todo el mundo ha nacido en un lugar determinado. Sin embargo, esto no debería determinar ni quiénes somos ni qué posición queremos tomar en este mundo. En ocasiones nuestro país, no es necesariamente el lugar que vemos como nuestro y que amamos por el simple hecho de habernos visto nacer.

    Si bien es cierto que habitamos en una zona y un lugar concreto, esto no quiere decir que por este mismo motivo estemos obligados a etiquetarnos, ya que el hecho de que nos autodenominemos español, alemán o japonés, no nos produce ningún beneficio tangible o intangible y existencial para nuestro proceso de vida. Por si fuera poco, no nos hace ni mejores ni peores personas. Simplemente, son términos que utilizamos para situar regiones que conforman un sistema, que en ocasiones crea más desigualdad que unidad. Solo hace falta comparar un país como Francia y alguno dentro de África Meridional. Os lo resumiré: las diferencias son abismales, y no por eso hay que menospreciarlos, porque esas mismas personas podríamos ser nosotros el día de mañana, en un país pobre y decrépito.

  • Con Romero Murube, en su 50º aniversario

    El grupo de 4º de ESO C, acompañado de su profesor de Lengua y Literatura, Álvaro Romero, protagonizó este pasado viernes el acto de recolocación de una las placas del itinerario literario de Pueblo lejano en Los cuatro vientos, junto la cafetería Miratta. Esta cerámica era una de las veintiuna que compusieron en su momento este recorrido por lugares emblemáticos de Los Palacios y Villafranca de la mano de la obra de Joaquín Romero Murube inspirada en su pueblo natal, el nuestro.

    Cuando se derribó el antiguo bar Valencia, también cayó la placa, pero no se destruyó, sino que estuvo protegida durante años en el Ayuntamiento, hasta que ahora, con motivo de la efeméride del medio siglo de la muerte del escritor, se ha tenido la oportunidad de reubicar en su sitio.