CREADORES,  PLC,  Uncategorized

Argumentamos en torno a la Patria

¿Es necesariamente la patria el país donde nacemos?, preguntábamos para dar pie a un texto argumentativo tras leer «Peregrino», uno de los poemas más emblemáticos del poeta Luis Cernuda.

Y esto es lo que argumenta Rafael Calatrava Vázquez, de 2º de Bachillerato B.

 

Obra de Eva Vázquez.

Todo el mundo ha nacido en un lugar determinado. Sin embargo, esto no debería determinar ni quiénes somos ni qué posición queremos tomar en este mundo. En ocasiones nuestro país, no es necesariamente el lugar que vemos como nuestro y que amamos por el simple hecho de habernos visto nacer.

Si bien es cierto que habitamos en una zona y un lugar concreto, esto no quiere decir que por este mismo motivo estemos obligados a etiquetarnos, ya que el hecho de que nos autodenominemos español, alemán o japonés, no nos produce ningún beneficio tangible o intangible y existencial para nuestro proceso de vida. Por si fuera poco, no nos hace ni mejores ni peores personas. Simplemente, son términos que utilizamos para situar regiones que conforman un sistema, que en ocasiones crea más desigualdad que unidad. Solo hace falta comparar un país como Francia y alguno dentro de África Meridional. Os lo resumiré: las diferencias son abismales, y no por eso hay que menospreciarlos, porque esas mismas personas podríamos ser nosotros el día de mañana, en un país pobre y decrépito.

Por eso mismo, los conflictos que se generan en un territorio no deberían depender de una sola nación que deba plantar cara a tales situaciones, sino que corresponden a toda la humanidad, porque cuando enfermedades, hambrunas o conflictos atacan a una persona, nos atacan a todos. Estas líneas, no pretenden ser una manifestación política, ni tampoco insertar ideas revolucionarias en nuestra cabeza. Mucho más lejos que todo eso, quieren educarnos en los conceptos más básicos creados por el ser humano. Entre los que destacan, por encima de cualquiera, la humanidad y la justicia. Tener la capacidad de saber que no siempre lo que nos dicen es lo más correcto y justo. Y, por supuesto, tener siempre en cuenta que hablamos de vidas humanas, que no deben ser limitadas, mucho menos por otra vida humana.

Teniendo claro lo dicho, he aprendido que no debería existir ningún territorio que esté limitado por un nombre y un grupo de personas, puesto que la pertenencia material o inmaterial genera tensión. Además, en el caso de las naciones, crean los denominados nacionalismos, que tanto dolor han causado. Por eso, cuando Luis Cernuda afirma en algunos poemas como “Peregrino”, que no va a volver a España; porque no tiene motivos para hacerlo, le preguntaría ¿Qué es España, Italia o Estados Unidos?

Para concluir con este tema; que para algunos les puede suponer algo totalmente banal y que para otros les puede resultar una completa estupidez, podríamos decir, que da igual donde hayas aparecido en este mundo, no tenemos cariño por la tierra que nos vio nacer, sino por las personas que la rodean y por su ambiente, tu ambiente. Porque, ¿Qué es una tierra no habitada?

Y a todas esas personas que no soportan esta idea tan básica, ¿No será que habéis desarrollado tal grado de dependencia que no podéis ver la realidad?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *