• ¿Ciencia o Ciencia ficción?

    El profesor de Física y Química José de la Torre Moreno relaciona en este interesante y divertido relato la ficción literaria y cinematográfica con la ciencia pura y la tecnología. Y al tiempo que nos regala un paseo en el tiempo que es su propia nostalgia motivadora en aquella infancia de palomitas nos invita al conocimiento riguroso para discernir entre la ciencia ficción que amplía nuestros horizontes vitales y la ciencia sola que puede evitarnos que la potentísima publicidad en una sociedad mercantilizada nos trate siempre como clientes en vez de como ciudadanos críticos. 

    José de la Torre Moreno

    Profesor de Física y Química del IES Almudeyne

    Lo reconozco: soy un friki. Desde joven (y de eso ya han pasado un montón de primaveras) me han gustado las películas de naves espaciales, de alienígenas, de viajes en el tiempo,  de robots y de todo aquello que oliera aunque fuese un poco a ciencia futurista. Siempre me han fascinado esos magníficos paisajes estelares llenos de planetas raros, las sofisticadas y potentísimas naves interestelares capaces de superar varias veces la velocidad de la luz, las pistolas blaster y los sables láser que cercenaban miembros enemigos como si de mantequilla se tratase, y, por encima de todo, las espectaculares y trepidantes batallas en las que las grandes explosiones nos hacían levantarnos de la butaca. Y aún hoy, me sigo emocionando al verlas.

                -¡Pedazo de nave, Paco! Si tuviésemos una de esas…

                -Pues yo me pido la espada láser roja…

    Amparados en la oscuridad cómplice de la sala de cine, uno creía ciegamente en lo que estaba viendo y deseaba que la ciencia hiciera posible algún día que aquello llegara a ser algo cotidiano. Creo sinceramente que mi devoción por la ciencia nació allí, delante de una pantalla de cine contemplando una galaxia muy muy lejana…

  • UN INSTITUTO ECOLÓGICO

    Desde el programa Aldea que se sigue desarrollando en nuestro instituto, se han llevado a cabo dos proyectos que están sirviendo no solo para la concienciación ecológica de toda la comunidad educativa, sino incluso para la mejora ambiental del centro.

    Uno de ellos es Recapacicla, que como su nombre indica aúna en sus objetivos la costumbre de recapacitar acerca de los residuos que constantemente vamos generando y la de reciclarlos para una gestión más eficiente de los mismos, pensando siempre en el entorno más cercano. Fue a través del Ayuntamiento palaciego y de la empresa Urbaser como conseguimos una serie de contenedores para diferenciar los residuos: pilas, papel, plástico, vidrio, etc.

  • VI Certamen de Poesía y Microrrelato ‘ALMUDEYNE’

    Como cada año, desde el Departamento de Lengua castellana y Literatura se vuelve a convocar el concurso de Poesía y Microrrelato dirigido a todo el alumnado de Secundaria y Bachillerato de la provincia. En su VI edición, el certamen premiará con 60 euros y placa conmemorativa los dos mejores poemas (uno por modalidad) y los dos mejores microrrelatos (igualmente uno por modalidad). Las modalidades son los alumnos de los tres primeros cursos de la ESO por un lado y 4º de ESO, Bachilleratos y Ciclos Formativos por otro. De modo que el Almudeyne volverá a apostar con 240 euros en total por la creatividad literaria.

    Los interesados tienen hasta el próximo 24 de mayo para entregar sus trabajos, según recogen las bases del certamen, que requieren la presentación anónima de las obras con una plica cerrada en la que se detallen los datos del autor o autora. Para el microrrelato se han establecido un máximo de 150 palabras. Para el poema, entre 14 y 30 versos.

  • Aventura hawaiana en mi familia

    por Mercedes Humanes Ramírez (Profesora de Geografía e Historia del IES Almudeyne)

    Hace poco más de tres años, en octubre de 2015, me sucedió algo que me ha llevado a una aventura fascinante.

    Todo empezó cuando una tarde estaba buscando una carpeta con apuntes de Geografía. En un estante tenía varias, elegí una y, al abrirla, me sorprendí al ver un paquete de papeles viejos, muy viejos, amarillentos…; no recordaba qué era aquello, pero estaba segura de que no eran los apuntes que buscaba. Me fui a la mesa, saqué el contenido y ¡oh! ¡Sorpresa! ¿Cómo había podido olvidarme de aquello?

    Sé que esto es un artículo para una sección de Historia, no un relato de misterio, así que os contaré. El paquete contenía cartas y algunas fotos, antiguas, escritas unos años antes de nacer yo. Las había encontrado en casa de mi madre en 2011, cuando ella falleció, venían de San Francisco (California) y mi curiosidad innata hizo que las recogiera y guardase en la carpeta para verlas con detenimiento cuando tuviese tiempo. Sí, claro, que me había olvidado de ellas.

  • Nos divertimos con la ciencia

    El último día de abril, la víspera del Primero de Mayo, los departamentos de Física y Química, Tecnología e Informática de nuestro instituto han trabajado no solo en demostrar que la Ciencia es divertida -y ya se sabe que a los científicos no hay quien les gane en demostraciones-, sino en mostrar nuestro centro -sus instalaciones, su funcionamiento- a esos futuros alumnos que ahora están en 6º de Primaria.

    Lo hemos hecho, gracias principalmente al ímpetu de la profesora de Física y Química Irene González Ramírez, en una feria sobre experiencias y experimentos científicos que instalamos en la Plaza de España de la localidad, adonde acudió un buen puñado de nuestros alumnos para enseñar cuánto aprenden en clase al alumnado de Primaria de los colegios adscritos y a cuantos vecinos quisieron acercarse a las carpas instaladas gracias a la colaboración del Ayuntamiento.